ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN DE ESTA PÁGINA: 6 DE FEBRERO DE 2016

forma en que está organizada la tabla de descarga de libros:

para acceder a otras secciones visitar el sumario de secciones de gnosis2002 (gnosis es el conocimiento por antonomasia, 2002 el año en que empecé esta web)


70


Hay 69 libros en la “lista regular”, 4 de ellos a partir de conferencias y 2 escritos por discípulos con el VB del maestro (todos contados entre los 69), uno fue revisado 2 veces y están las 3 versiones, pero sólo 2 están contadas en la “lista regular”, lo que deja 70 volúmenes para descarga.


0


Las 5 ediciones de la liturgia gnóstica legítimas y con valor histórico, dadas a conocer aquí aunque no disponibles para descarga por respeto a la prohibición que pesa sobre su libre distribución.


12


Hay 12 escritos cortos repartidos como sigue: 1 mensaje de año nuevo inédito, 1 nota de condolencia, 5 manifiestos breves, 1 recordatorio del natalicio espiritual, 1 conferencia editada como libro corto, 1 carta publicada y 2 obras cortas de teatro.

+

0


10 Manifiestos de orden interno del movimiento de poca difusión que sirven hoy igual que ayer para conocer de primera mano las directrices que recomendaba el maestro, de ellos 5 están contados entre los escritos cortos y 5 como libros de la lista regular, y 25 mensajes de Navidad, de ellos 12 en un sólo libro (25 -12 + 1 = 14), total 15 volúmenes todos contados como libro en la “lista regular”.


82


Volúmenes listos para la descarga en total.

gnosis2002.com tiene la misión de facilitar textos obsesivamente fieles a lo escrito originalmente pero libres de errores y gazapos para que puedan ser estudiados, (aquí están planteadas sus garantías y motivos). Cada texto de la tabla de descarga está en diferente grado de revisión que se identifica por el color de la fecha de primera publicación como sigue:

Distinguible por:

actual:

Estado de revisión del texto:

fecha de 1ª edición en color rojo

74

revisado exhaustivamente: No existen errores de ninguna clase y cualquier causa de duda está identificada. En este estado la revisión se considera finalizada y cuando un texto lo alcanza ya no suele ser modificado a menos que se den circunstancias excepcionales como un cambio de formato, la llegada a nuestras manos del original impreso de una edición más antigua y fiable que aquella por la que hemos revisado, o la detección de un error que pese a todo consiguió pasar inadvertido.

fecha de 1ª edición en color verde

0

recién actualizado: Texto revisado exhaustivamente que acaba de alcanzar ese estado y se destaca en este color hasta la próxima actualización (para facilitar el seguimiento de la página al visitante asiduo). Cada vez que se actualiza la página, los que hubieran en verde pasan a color rojo y se cuentan como revisados exhaustivamente, quedando el verde reservado exclusivamente a los subidos en la última actualización.

fecha de 1ª edición en color azul

2

no revisado: Texto obtenido de la red tal cual o revisado someramente, está pendiente de revisión exhaustiva, lo habitual es que contenga muchos errores.

fecha de 1ª edición en color negro

5

no publicado: ediciones de la liturgia anteriores e inmediatamente posteriores al congreso del 78, no disponibles para libre descarga porque la distribución de este especial libro va acompañada de una responsabilidad personal y todos los que son poseedores de cualquiera de ellos son a la vez sus guardianes (recordad hermanos que todo se nos ha permitido a los discípulos de Samael conocer y decir gratuitamente salvo nuestra liturgia). De modo que sólo es lícito trasmitir estos libros cuando se dan dos condiciones necesarias pero no suficientes: 1. que el que los da confíe en la palabra del que los recibe, 2. que el que los recibe se comprometa a guardar él mismo lo que recibe y a no darlo si no se cumplen estas dos condiciones. De esta manera se da nuestra liturgia (y quien se quiera retirar de la senda bien puede hacerlo, simplemente tiene que retirarse callado y hacer olvido de nuestra liturgia para siempre, así no incurrirá en falta).

fecha de 1ª edición en color amarillo

1

pendiente de subir próximamente: puede ser un libro en el que se ha reportado un error y sabiéndolo aún no se ha actualizado, o en el que se está trabajando pero en el momento de actualizar se ha subido incompleto.

Aparte del estado de revisión del texto indicado por el color, hay que saber que la fecha de primera edición está en negrita si es segura (en el resto hay duda). Los libros se descargan pulsando en el título o en icono situado entre el título y el comentario. Según el formato disponible los iconos son los siguientes:

contenido antiguo, consiste en un fichero .doc creado con Microsoft Word XP (año 2002, versión 10.4219 SP-2) y comprimido en un archivo .zip.

contenido reciente en formato ODF (extensión .odt), el ODF es un formato estándar y abierto que ofrece ciertas garantías sobre documentos propietarios como DOC, los archivos están hechos con Libre Office 4 o posterior, y pueden abrirse tanto mediante este software libre y gratuito que se puede descargar de: http://es.libreoffice.org/, como desde las versiones modernas de Microsoft Office y muchos otros editores. Desde aquí siempre recomendamos la misma versión con la que hacemos los archivos que puede descargarse desde aquí (el software libre tanto evoluciona como involuciona, pese a todo lo que se diga nadie garantiza que lo que se puede hacer con él ahora se podrá seguir haciendo luego).

este icono descarga una copia en .pdf del archivo .odt correspondiente creada en el momento de firmar el .odt y por tanto de idéntico contenido (aunque no garantizado por la firma porque siempre se puede comparar con el firmado para saber que es el mismo). El archivo .pdf soporta búsquedas de texto y puede abrirse con cualquier visor PDF o imprimirse.

este icono aparece raras veces porque es una práctica reciente crear el contenido al que da acceso, OI son las iniciales de Original Impreso. Si está este icono significa que para ese libro existe un fichero PDF que contiene todas las páginas escaneadas del original impreso. Esto permite obtener una mayor certeza de que se está ante la versión primera de un texto del maestro y permite fiscalizar incluso nuestra propia mediación en la creación de los contenidos.

Aparte del contenido accesible por los anteriores iconos, si existe información ampliada sobre el libro, fe de erratas o material adicional, se pone en una página de revisión a la que se accede siguiendo el enlace que figura al final del comentario siguiendo el enlace: PÁGINA DE REVISIÓN).

Eso es todo en cuanto a funcionamiento de la tabla de descarga de archivos, lo que sigue concierne al motivo por el que se han cambiado los formatos del contenido de esta web.

CONSIDERACIÓN SOBRE FORMATOS Y PROCEDIMIENTOS DE PUBLICACIÓN DE LOS CONTENIDOS DE ESTA WEB:

Quizá el visitante se pregunte por qué hay tantos formatos diferentes en este sitio y todo en la vida tiene su explicación que, a veces -como es el caso- merece la pena exponer.

Desde el principio este sitio ha usado formatos de archivo de texto, de gráficos y de audio de gran popularidad en el momento de adoptarlos con idea de no poner las cosas difíciles al visitante poco avezado en cuestiones informáticas. Así, los libros se presentaron como documentos de Microsoft Word comprimidos en zip y el audio en mp3 (el video que tenemos es muy poco y se ha divulgado tal cual se ha obtenido) y el propio sitio no era más que una simple tabla hecha también con el word fácil de mantener.

Sin embargo y como era de esperar algunas cosas han cambiado funestamente y, de seguir desarrollando la página con estos productos de pago, sí o sí habríamos acabado por ahorcarnos nosotros mismos, pues aunque parezca increíble la gente está pagando el software a las grandes corporaciones para que en realidad este producto de pago trabaje más para ellas que para el cliente.

Analizar esta realidad es una cuestión para expertos en informática (aunque últimamente esto se hace de manera tan desvergonzada que hasta los tontos nos damos cuenta), pero al margen de que se entienda o no, se crea o no, el sitio ha tenido que cambiar de herramientas de desarrollo ahora para evitar males mayores después.

Nuestras páginas tienen ahora un formato HTML estándar, buscando primar la facilidad y la rapidez de acceso sobre el aspecto visual y sobre el obsesivo control total y afán de lucro que sirve de directriz principal a la mayoría de sitios web. No usamos estadísticas de visitas, ni contadores (bueno, salvo el de las banderitas que aporta cierto valor añadido), ni seguimiento por redes sociales, ni nos importa un carajo estar “a la moda”, (de hecho cuando se conoce quien y para qué impulsa eso llamado “la moda” se entiende que es mejor no “entrar al trapo”), e incluso nos permitimos no poner publicidad gracias a que esto se hace entre hermanos gnósticos que aportan cada uno lo que puede.

En cuanto a los contenidos estamos migrando a formatos y herramientas de desarrollo libres y abiertos porque existe un gran problema con el futuro de Internet en general y de este sitio en particular: En el futuro el acceso a los contenidos digitales guardados en formatos propietarios podrá ser bloqueado o restringido a según quien, y todo uso de Internet que pretenda la simple puesta a disposición del público de contenidos para descarga anónima será fuertemente acosado hasta el punto de que, sitios web como este queden no ya para la historia, sino para el olvido (ya actualmente cualquier descarga que vale la pena es ilegal y se tiene que hacer con toda clase de cuidados y disimulos, o aprovechando los vacíos legales que el sistema deja intencionadamente para que, al menos su propaganda en forma de películas y otras formas de “conocimiento inútil” llegue a quien no piensa pagar por ella).

Internet está siendo regulado a una velocidad nunca vista. Y regular -como viene ocurriendo desde el final de la SGM- no implica regular respetando las ventajas reales del público, sino más bien todo lo contrario. Cada vez que se regula algo literalmente se lo quitan al pobre. Todo atentado contra la libertad individual y contra los derechos no proclamados sino efectivamente disfrutados por las personas se perpetra “invitándonos” a pasar por el único camino que se nos deja y se designa con un eufemismo (por ejemplo las llamadas “redes sociales”, si hubiese que llamarlas por su nombre bien podrían llamarse: “redes de vigilancia y seguimiento masivas”). Todo es hecho de forma muy discreta y sigilosa, pero el pobre se encuentra de pronto con que hoy ya no puede hacer lo que hacía ayer porque alguien se ha encargado de “regularlo”. Así viene siendo desde que tumbaron los “árboles del pan”...

No es que los formatos libres que estamos adoptando o los programas libres con que actualmente producimos las páginas y mantenemos el sitio sean mejores a las herramientas de pago: Normalmente son notoriamente inferiores en muchos aspectos prácticos porque están llenos de defectos comparados con productos profesionales más probados, pero son preferibles porque se dispone del código fuente que genera y maneja esos formatos, proveen más y mejores prestaciones al estar orientados a las personas y no a los intereses de mercado, y están diseñados para estar protegidos contra el intervencionismo y la arbitrariedad que, cada vez, se imponen en más ámbitos informáticos impulsados por leyes que hace poco parecían imposibles de promulgar por su gran analogía con toda suerte de inquisición y totalitarismo y que ahora están ahí sin que se vea el fin de su proliferación.

Los defensores del software libre creen en un sueño como ha pasado con todos los defensores de la libertad de todas las épocas. Desgraciadamente el sueño de libertad se vuelve al fin pesadilla inexorablemente, pero estimo que sin merecer la pena quemarse en esa lucha, bien merece la pena abandonar la pereza de hacer todo como siempre se ha hecho y adoptar el software libre mientras aún lo sea, porque eso nos da una independencia que sí es valiosa.

La informática no es más técnica de lo que es política, de modo que se han elegido las herramientas de software libre que un observador experto escogería con sentido común en el momento actual (por ejemplo es más lógico usar libre Office que Open Office conociendo la trayectoria del código). Este cambio burla o al menos dificulta ciertos peligros que acechan a la gran masa de usuarios de Internet, y aunque toda búsqueda de seguridad es vana en el fondo, si muchos adoptamos estas alternativas se lo ponemos más difícil a la oligarquía dominante. Es verdad que el cambio exige aprender un poco lo que ya nos daban hecho, pero una vez acostumbrados somos un poco más independientes de quien nos piensa llevar por dónde a él le interese sabiendo muy bien que su interés va en contra del nuestro.

Por los motivos apenas insinuados en estas líneas, recomendamos al visitante que haga el esfuerzo de cambiar a los nuevos formatos. Detrás de ese cambio hay muchas ventajas que los legos en informática no entienden, pero sobre todo, con estos cambios se previene -al menos de momento-, una censura que pronto padeceremos todos, y sobre todo esos que se quedaron por el camino del “no saber”, de lo “fácil” y de lo “cómodo”.


Francisco Caparrós Pujalte, autor de gnosis2002.com

20 de julio de 2013


volver a la página principal de la sección