La Revolución de la DialécticaSamael Aun Weor, enero de 1985

COMENTARIOS ACERCA DE LA EDICIÓN:

Este libro lo hemos digitalizado a partir de la primera edición Mexicana de Enero de 1985. En la tabla teníamos anunciado que el libro se publicó por primera vez en 1983, pero esto era un error nuestro. Estamos seguros de que esta es la primera edición Mexicana y no hay una Colombiana anterior, así que salvo que este libro saliese en otro país antes, (lo que no es probable ya que por esas fechas la sede mundial en México era quien llevaba la "voz cantante" en el asunto de la publicación de libros), se publicó por vez primera en 1985, aunque los textos del maestro son de sus últimos años, probablemente de 1976 y 1977.

En cualquier caso, este libro salió editado con medios mucho mejores y no existen diferencias entre el texto de la primera edición y el de las ediciones modernas.

En este libro se encuentra explicada con precisión cierta parte psicológica del trabajo esotérico gnóstico que a primera vista podría hacerlo pasar por el libro definitivo en esta materia por encima incluso de «la Gran Rebelión» y «Psicología Revolucionaria».

El intento que se hace en estos dos libros citados de hacer la enseñanza asequible a cualquier persona, el esfuerzo por no traumatizar a ningún animal intelectual con la rotundidad de la enseñanza gnóstica y en cambio sugerir y hacer ver la necesidad de cambio en nosotros es la constante en estos tres libros y en «La Revolución de la Dialéctica» tal esfuerzo se hace de forma especialmente didáctica, por lo que lo es recomendable para los que no conocen nada de esta enseñanza y están hartos sinceramente de toda suerte de credos y cultos.

No obstante, confieso que por sí solo este libro me parece aún más incomprensible que los anteriores del maestro. Creo que lo que es su enseñanza sólo venimos a saberlo cuando convencidos de la necesidad de cambiar nos resolvemos a estudiar sus primeras obras (o todas ellas) con libertad de prejuicios y tratando de extraer de ellas las claves, lo importante. Lo que pasa es que como no damos la talla ni para eso (puesto que en seguida chocan las palabras del maestro con todos nuestros complejos y necedades de dormido) se hace necesario por su parte dulcificar un poco el trago y dar la enseñanza en una forma más asequible.

Todo lo editado post mortem en la obra del maestro tiene que ser tomado con cautela, pero si existe un libro atribuido a él del que no se puede estar seguros es este, porque "el libro azul" (como se conocía a este con portada azul) no sólo tiene temas nunca antes tratados en otras obras sino que la forma en que está escrito no parece del maestro.

Lo primero que llama la atención en esta obra es el término catexis. Voy a citar las palabras de un notable trabajo de Ariel Mu que amablemente me remitió el autor y que me hizo reflexionar bastante:

"En la actualidad, "catexis" es un concepto propio del psicoanálisis Freudiano.

Sigmund Freud (1856-1939) médico neurólogo austriaco y padre del psicoanálisis (~1922), uso la palabra alemana "besetzung" para designar la carga o valor psicológico que le damos o ponemos en algo; es una inversión consciente o inconsciente de energía psíquica en una idea, objeto o persona.

En el idioma alemán besetzung es una palabra polisémica que entre otras cosas significa "carga", "ocupación", "investidura". Antes de Freud ya había sido usada de forma especial en ámbitos de la economía.

Freud usa de forma magistral esta palabra para construir una poderosa dilogía, llegando a conformar a través de su obra un concepto casi autoexplicativo.

Cuando la teoría Freudiana comienza a expandirse y ser estudiada en otras lenguas fuera de la alemana, aparecen diversas traducciones de poca rigurosidad. Esto trajo la necesidad de disponer de una traducción al idioma inglés que fuera aceptada por toda la comunidad especializada.

El psicoanalista inglés James Beaumont Strachey (1887-1967) asume esta labor, luego que una aristócrata paciente de Freud se ofrece financiar la traducción al inglés de la obra completa de Freud. Este trabajo Strachey lo efectuó entre los años 1953 y 1966.

James Strachey se da cuenta que el idioma inglés no tiene una palabra que permita traducir con todos sus significados la palabra alemana "besetzung". Se da cuenta que en la obra de Freud es más que una simple palabra, es un complejo concepto; e imposibilitado de replicar la dilogía de Freud, en su calidad de psicoanalista y traductor, decide acuñar una nueva palabra para nominar este concepto.

Para ello recurre al mecanismo habitual en la ciencia, esto es, el usar palabras y raíces del griego antiguo. Elige "cathexis", palabra que podría retro-traducirse como investidura.

Otros autores no muy de acuerdo con esta invención, prefirieron usar términos compuestos tales como "carga energética", "investidura libidinal". Sin embargo el término acuñado por Strachey en general fue aceptado. En lo sucesivo cathexis empezó a tomar fuerza y peso por si mismo en la medida que el trabajo de Freud fue siendo complementado y profundizado por sus discípulos y autores de habla inglesa.

En español se usa escrito como catexis.

Quizá esto no le diga gran cosa al lector, pero cuando se considera lo siguiente la cosa cambia:

"El VM Samael Aun Weor escribió más de 70 libros, tres de ellos son póstumos. Catexis aparece solamente en su último libro: "La Revolución de La Dialéctica", publicado por primera vez en el año 1985, es decir, 8 años después de que desencarnara.

Se señala que este libro fue recopilado por su último secretario personal a partir de conferencias y textos de 1977.

En este libro, esta palabra aparece 43 veces, en todo el resto de la obra de Samael Aun Weor, cero veces.

Tampoco aparece en sus otros libros póstumos: "Para Los Pocos" y "El Pistis Sophia Develado"

Quizás el concepto de “catexis” pudiera haber sido señalado en alguna conferencia o cátedra. Afortunadamente todo el legado oral de Samael Aun Weor ya se encuentra trascrito y publicado. Las obras recopilatorias de este material más conocidas son:

-El Quinto Evangelio (AGEAC España - 268 cátedras en 2 tomos con 2.750 páginas)

-Cátedras (Ediciones Gnósticas - 149 conferencias, 10 tomos, aprox. 300 páginas cada uno)

Revisado en detalle "El Quinto Evangelio", no se encuentra la palabra catexis (o sus semejantes catesis o catexia).

Si volvemos a la obra "La Revolución de La Dialéctica", allí se señala: "Estas catexis sueltas ya fueron estudiadas por Franz Hartmann".

Franz Hartmann (1832-1912) fue un destacado escritor alemán, Teosofo, Rosacruz y Masón. Discípulo directo de Helena Blavatsky en la India. Fundó la Orden Rosacruz Esotérica en 1888 y la Sociedad Teosófica en Alemania en 1896. El maestro Samael Aun Weor da cuenta de ser un gran conocedor de la obra de Franz Hartmann, es posible encontrar en sus libros varios elementos inspirados los escritos de Franz Hartmann.

Si revisamos la obra escrita de Franz Hartmann, encontraremos que nunca uso la palabra catexis (o sus semejantes). Por lo cual la aseveración que aparece en "La Revolución de La Dialéctica", es incorrecta.

Siendo el maestro Samael Aun Weor un gran conocedor de la obra de Franz Hartmann, es incomprensible este error.

(…)

"Ya sabemos que Franz Hartmann nunca uso esa palabra en sus libros, pero investigando aun más, descubrimos que si la uso Heinz Hartmann, pero no se encontró la expresión “loose cathexis”.

Heinz Hartmann (1894-1970) fue un psiquiatra y psicoanalista discípulo de Freud y hasta donde sabemos no fue esoterista. Fundador en Estados Unidos de la corriente de la "Psicología del Yo". En sus obras ayudó a dar consistencia a la palabra cathexis acuñada por Strachey".

(…)

"Donde sí aparece la palabra es la obra: "Claves de la Dinámica Mental", escrito por Fernando Salazar Bañol quien fuera Secretario del Venerable Maestro Samael en sus últimos años. La palabra aparece 35 veces pero escrita como "catesis"

En este libro el autor señala:

"El contenido de este libro es una recopilación de varias conferencias y exposiciones realizadas durante el III Congreso Internacional Gnóstico, realizado en la ciudad de Caracas, Venezuela, en Agosto de 1978. Aclaramos que estas conferencias y notas están basadas en las enseñanzas del V.M. Samael Aun Weor, dictadas y transcritas a fines de 1977, poco antes de que dejara su envoltura física el 24 de Diciembre de ese mismo año."

Según esto, el libro de Fernando Salazar Bañol, es de la misma época en que se recopiló "La Revolución de La Dialéctica".

Hasta aquí el agudo análisis de este hermano.

Si se lee entre líneas a Fernando Salazar, afirma que las conferencias de su obra "Claves de la dinámica mental" están basadas en las enseñanzas del V.M. Samael Aun Weor, eso no implica que sean del del V.M. Samael Aun Weor.

Sabiendo todo esto ¿nos debe preocupar que el libro de «la Revolución de la Dialéctica» esté modificado con respecto a lo dejado por el maestro Samael? O yendo más lejos ¿es posible que Fernando Salazar Bañol esté haciendo pasar una obra suya por obra del maestro? Afortunadamente eso no es así, independientemente de que tal o cual parte concreta no llegue a verse impresa por un lamentable recato de los editores o de que al contrario se haga pasar tal o cual pasaje como obra del maestro (no está libre de eso la obra del maestro y menos en esos tiempos en que él ya no está para impedirlo), sería imposible para nadie suplantar al maestro en un libro entero y no sería esto propio de un discípulo suyo como Fernando Salazar Bañol. No obstante en todas estas ediciones post mortem estamos asistiendo a curiosas novedades: Tanto este libro como «El Pistis Sophia Develado» vienen prologados por una asamblea de "maestros de la logia blanca" que lamentáblemente no dicen su nombre impidiendo así cualquier comprobación al respecto, pero para no meternos más allá y dado que esos fueron tiempos turbulentos para el movimiento, simplemente concluir que no es oro todo lo que reluce y que este libro debe ser tomado con cautela.

De todos modos y para concluir esta terrible revisión tengo que mencionar que la transformación de las impresiones es una enseñanza muy propia del maestro y que él practicaba, y esta aparece bien explicada en este libro. Es posible que por esa tardía época el maestro hubiese incorporado la extraña palabra catexis a su obra y todo sea legítimo, pero también es posible que todo el libro sea una adaptación de textos originales adulterados o cuanto menos modificados en su estilo original (lo que por sí solo deja en entredicho la autoría de la obra, de hecho, es bien sabido que por estos años se pone muy a la ligera el nombre del maestro en bastantes experimentos editoriales). Lo que en resumen significa que si bien hay verdaderas lecciones del maestro entre sus páginas nada asegura que no vayan intercaladas entre puras invenciones que nada tienen que ver con la obra del maestro: El lector saque sus propias conclusiones. Aquí nos limitamos a exponer las circunstancias de cada obra.

Francisco Caparrós Pujalte, autor de gnosis2002.com y de gnosis2002.890m.com (24 de Enero de 2016).

ERRATAS IDENTIFICADAS:

Palabra original:

Cambiada (en todas las menciones del libro) por:

Brahatman

Brahman

Budhata

Buddhata

Budha

Buddha

Gandhi

Ghandi

Kut Humi

Kout Humi

Gurdieff

Gurdjieff

Hiaster

Iliáster



PÁRRAFOS EN LOS QUE SE HA CAMBIADO O CONVIENE HACER NOTAR ALGO:

Página 9: Aquí entendemos que el texto impreso es incorrecto debería decir: "los que no son compatibles": Lo hemos cambiado en la edición digital.

Eso de que un signo no es compatible con otro signo es total­mente absurdo, porque los que son compatibles son los egos, los yoes, esos elementos indeseables que cargamos dentro.

Página 12: Nos gustaría conseguir y publicar esta foto, pero desgraciadamente no conocemos a nadie que la tenga.

Precisamente, me viene a la memoria en estos momentos la fotografía aquella de Santiago. Se le saca una fotografía a nuestro amigo Santiago y como cosa curiosa, salen dos Santiagos: uno muy quieto, en posición de firmes, con el rostro hacia el frente; el otro, aparece caminando frente a él con el rostro en forma diferente, etcétera. ¿Cómo es posible que en una foto salgan dos Santiagos?.

Yo creo que esta foto vale la pena ampliarla, porque puede servir para mostrarla a todas las personas que se interesan por es­tos estudios. Obviamente, pienso que el segundo Santiago sería la auto‑reflexión del primer Santiago, eso es obvio; porque escrito está que la imagen exterior del hombre y las circunstancias que le rodean, son el resultado de la auto‑imagen.

Páginas 16 y 52: Creemos que el maestro trata de reivindicar la etimología esotérica de esa palabra poniéndola con K (como cuando habla del "sig-sag" del rayo al explicar la runa Sig en el «Curso Esotérico de Magia Rúnica»). Entonces estas tres menciones del lexema se dejan por ello escritas con K tal y como vienen en el texto impreso a pesar que ortográficamente es incorrecto.

(P16) Quiero que se reflexione muy bien sobre la Acción Lacónica del Ser. Recuérdese que allá arriba, en el espacio infinito, en el espacio estrellado, toda acción es el resultado de una ecuación y de una fórmula exacta. Así también, por simple deducción lógica, debemos afirmar en forma enfática que nuestra verdadera imagen, el Hombre Kósmico Íntimo que está más allá de los falsos valores, es perfecta.

(P52) Auto‑imagen es diferente, es el K.H. íntimo, el Hombre Kós­mico, el Kosmos Hombre, nuestro prototipo divinal, el Real Ser.

Página 18: En el diccionario encausada significa exclusivamente: "persona en proceso de enjuiciamiento penal", consideramos esta palabra una errata y la hemos sustituido por encauzada (de Encauzar: Encaminar, dirigir por buen camino).

Mahatma Ghandi hizo del A‑Himsa el báculo de su doctrina política. Gandhi definió la manifestación del A‑Himsa, así: "La no violencia no consiste en renunciar a toda lucha real contra el mal. La no violencia, tal como yo la concibo, entabla una campaña más activa contra el mal que la Ley del Talión, cuya naturaleza misma da por resultado el desarrollo de la perversidad. Yo levanto frente a lo inmoral una oposición mental y, por consiguiente, mo­ral. Trato de enmohecer la espada del tirano, no cruzándola con un acero mejor afilado, sino defraudando su esperanza al no ofre­cer resistencia física alguna. Él encontrará en mi una resistencia del alma que escapará a su asalto. Esta resistencia, primeramente le cegará y enseguida le obligará a doblegarse. Y el hecho de do­blegarse no humillará al agresor, sino que le dignificará"... ¡No existe arma más poderosa que la mente bien encausada!

Página 37: En el texto impreso dice: Nústicos (no está en el diccionario). ¿Será neurísticos o neuronales? No sabemos lo que significa pero la hemos dejado tal cual en la edición digital.

Es claro que mediante las percepciones sensoriales externas informamos a la mente, entonces ésta elabora sus conceptos de contenido, basados precisamente, en los ensambles nústicos sen­soriales. Desde este punto de vista, la razón no podría saber nada que no perteneciera al mundo de los cinco sentidos, puesto que los conceptos de contenido se elaboran únicamente con el ensamble sensorial, y por tal motivo, está circunscripta nada más que por los datos aportados por los sentidos. Por lo tanto, ¿qué puede saber la razón subjetiva sobre los intuitos? ¿Y sobre las ideas a priori? ¿ Y sobre aquello que escapa a los conceptos de contenido basados únicamente en las percepciones sensoriales externas? ¡Nada! ¿Verdad?

Página 47: Faltaba un pecado (Envidia) de los 7 y lo hemos insertado en la edición digital después de pereza porque este párrafo en concreto es el último de una explicación en la que empieza mencionando los 7 pecados capitales, es un poco caprichoso el caso y nos acusarán de adulteración pero aquí queda confesado, el párrafo original es este:

Así pues, hoy mismo nos toca trabajar sobre las impresiones que tengamos en nuestro interior y sobre sus resultados mecánicos. Dentro tenemos impresiones de ira, codicia, gula, orgullo, pereza y lujuria. También tenemos dentro los resultados mecánicos de ta­les impresiones, manojo de yoes pendencieros y gritones que ahora necesitamos comprender y eliminar.

Página 49: Párrafo adulterado sin pretenderlo en las ediciones modernas: quitaron la lista de los 5 centros porque se olvidaron que el intelectual y el mental superiores no son parte de los 5 y dado que el párrafo no da a entender que habla de los centros intelectual superior y emocional superior, les pareció confuso eso de enumerar los 5 centros.

Además es una errata lo de incomunicada, véase que en el mismo párrafo dice más adelante: "...resulta de ello que se pone en comunicación casi siempre con centros equivocados", obviamente la personalidad está conectada con los centros, por eso puede mandar las impresiones a centros equivocados. Si no lo estuviese: ¿cómo podría? Por eso estamos seguros de que es una errata.

En arreglos sobra la s final, no es una errata pero si una falta de expresión.

A este respecto, en el trabajo esotérico gnóstico, se compara a veces a la personalidad como una pésima secretaria que está en la oficina de enfrente, que se ocupa de todas las ideas, conceptos, preconceptos, opiniones y prejuicios. Tiene muchísimos dicciona­rios, enciclopedias de todo género, libros de referencia, etc., y es­tá incomunicada con los centros, es decir, el mental, el emocional y los centros físicos -intelectual, motor, emocional, instintivo y sexual-, con arreglos a sus inusitadas ideas. Como consecuencia o corolario, resulta de ello que se pone en comunicación casi siem­pre con centros equivocados. Esto significa que las impresiones que llegan son enviadas a centros equivocados, es decir, a lugares que no le corresponden, produciendo, naturalmente, resultados equivocados.

Página 52: El segundo "exterior" debe ser un: "interior", en las ediciones modernas también viene así pero eso es una errata: Imagen interior y procesos psicológicos son la causa de nuestra imagen exterior, si no fuese así en lugar de querer cambiar nuestro interior para mejorar nuestra vida bastaría con cambiar nuestro aspecto para volvernos bellos internamente, y es obvio que no es el caso. En la edición digital ponemos: interior.

La imagen exterior del hombre, y las diversas circunstancias que le rodean, son el resultado exacto de su imagen exterior y de sus procesos psicológicos.

Página 59: La palabra fortificando la hemos cambiado por fortificar en la edición digital porque es incoherente con la construcción de la frase y el cambio no altera el significado de la misma.

Hay escuelas que se dedican a fortalecer la mente. Dan cursos por correspondencia, enseñan a desarrollar la fuerza mental, etc., mas todo eso es absurdo. No es fortificando los barrotes de la pri­sión donde estamos metidos, lo indicado, lo que necesitamos es destruir esos barrotes para conocer la verdadera libertad, que, como he dicho, no es del tiempo.

FIN DE LA REVISIÓN

Página principal